Los vallados perimetrales

Los vallados perimetrales

Una de las estructuras metálicas en Vizcaya más habituales y que nos encontramos a diario por la calle son los vallados perimetrales, en parte debido a que se utilizan en muchas circunstancias. Ya sea para aportar seguridad a una finca o vivienda, para delimitar un espacio antes de construir el inmueble o bien para aportarle prestancia y un acabado final a la finca, los vallados perimetrales cumplen perfectamente su función una vez instalados.

En Burdin Lanak Iriarte, S.L. asesoramos a nuestros clientes sobre qué tipos de vallados son mejores para sus necesidades, ya que hay una amplia gama de acabados, formas, alturas, etc. En términos generales podríamos decir que el más utilizado es el de metro y medio, aunque los más preocupados por la seguridad optan por una altura mayor, mientras que los barrotes suelen tener una distancia mínima entre ellos de unos cinco centímetros. En cuanto a los materiales, nuestra recomendación es el acero, porque es el más resistente de largo a las condiciones climatológicas de viento o lluvia que acaban por corroer el material.

La utilidad de estas estructuras metálicas en Vizcaya es indudable. Pero dependiendo del lugar que queramos delimitar o proteger, pueden ser de un tipo u otro. Por ejemplo, se pueden instalar en el campo para grandes terrenos, en cuyo caso su colocación servirá como delimitación de una finca privada.

Para comunidades de vecinos o terrenos urbanos, la altura suele ser mayor, porque se entiende que la posibilidad de que intrusos puedan querer entrar en la finca es mayor. Y un apunte: en caso de instalarlo en una vivienda unifamiliar o chalet que queramos vender en un futuro, su colocación aumentará el valor del inmueble por el mayor aporte en seguridad.





haz clic para copiar mailmail copiado